jueves, 10 de agosto de 2017

MARCELO AZCÁRRAGA PALMERO

Nació en 1832, en Manila, Filipinas, era hijo del General José Azcárraga, natural de Vizcaya, y María Palmero, una mestiza Filipina de Albay.

Estudió derecho en la Universidad de Santo Tomás en Manila y a continuación, entró en la Escuela de Náutica, donde obtuvo el primer premio en matemáticas. Fue enviado a España por su padre para estudiar en la academia militar, obteniendo el grado de capitán en tres años.

A la edad de 23 años, fue galardonado con la Cruz de San Fernando. Fue enviado a varias colonias de España, incluyendo México, Cuba y Santo Domingo. Formó parte del cuerpo expedicionario comandado por Prim en Cuba; participó en la campaña de Santo Domingo y retornó a España en 1866. Posteriormente, regresó a Cuba y se casó con una de las hijas de la adinerada familia Fesser, el propietario y fundador del Banco y Casa de Fessner Seguros.


Tras tomar parte en el derrocamiento de Espartero en 1856, fue destinado a Cuba, para pasar, después,  a representar a España en la embajada en México. En 1866 habiendo el Gobierno sofocado la revolución de Prim, fue ascendido a Coronel por su leal comportamiento. Se adhirió en 1868 al movimiento que destronó a Isabel II, ascendido a brigadier, en 1868, tras el derrocamiento de Isabel II, regresó a España, apoyó la restauración de los Borbones, y se convirtió en teniente general en la coronación de Alfonso XII. Fue nombrado subsecretario de la guerra. Como miembro del Partido Conservador se mantuvo activo políticamente durante esa época, y administró el ministerio de Guerra bajo los gobiernos de Cánovas del Castillo y Francisco Silvela.

Fue elegido al Senado de España como senador vitalicio y fue el ministro de la Guerra en Antonio Cánovas del Castillo, y tras su asesinato el 8 de agosto 1897, se convirtió en el presidente provisional de España hasta el 4 de octubre de ese mismo año.

Azcárraga se convirtió en presidente del gobierno de España dos veces más en dos incidentes separados, aunque nunca estuvo mucho más de un año en el cargo y fue siempre considerado un presidente de transición.


En su retiro a la edad de 72 años, se le nombró Caballero de la Orden del Toisón de Oro, por su incansable defensa de la monarquía española y por mantener a España en relativa paz. Anteriormente, ya había recibido la Cruz de San Fernando, lo cual le proporcionaba una pensión vitalicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS HIJOS DEL PINTOR EN EL SALÓN JAPONÉS de Mariano Fortuny

Óleo sobre lienzo, 44 X 93 cm. Pintada en 1874. A pesar de quedar inconcluso por la repentina muerte del pintor, este cuadro es una de ...