martes, 1 de agosto de 2017

GALEÓN SAN JUAN de España

Después de la batalla de Gravelinas, el 29 de julio de 1588, entre Calais y Dunquerque, la Armada Invencible quedó diezmada. El almirante español, temiendo la amenaza inglesa al sur del canal de la Mancha, decidió intentar la fuga hacia el Norte, bordeando Escocia e Irlanda, para poder regresar con lo que quedaba de sus galeones, a las costas portuguesas. El San Juan formaba parte del grupo de barcos supervivientes, que el día 30 se dispuso a afrontar la larga travesía. Poco después de haber doblado las islas Orcadas, una violenta tempestad produjo el hundimiento de 19 galeones, arrastrados hasta la costa por la violencia de los elementos.

El capitán del San Juan, contralmirante Juan Martínez de Recalde, al quedar sin víveres y agua, desembarcó en las costas irlandesas, empuñando las armas e intentando de cualquier forma encontrar provisiones. Pero a pesar de haber conseguido abastecerse, hubo marineros que murieron de hambre y de sed. Al regresar a España, la tripulación había quedado reducida a 18 hombres.
Tipo: Galeón de tres palos
Botadura: Hacia 1576
Eslora: 39,70 metros desde el bauprés
Manga: 9,65 metros
Calado: 4,90 metros
Desplazamiento: 970 toneladas
Armamento: Primera batería, 18 culebrinas de 18 libras; Segunda batería, 10 mediasculebrinas de 9 libras; 4 culebrinas de caza; y 16 piezas menores

Tripulación: 119 hombres y 70 soldados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS HIJOS DEL PINTOR EN EL SALÓN JAPONÉS de Mariano Fortuny

Óleo sobre lienzo, 44 X 93 cm. Pintada en 1874. A pesar de quedar inconcluso por la repentina muerte del pintor, este cuadro es una de ...