viernes, 11 de agosto de 2017

FRANCISCO SILVELA

Nacido en Madrid, el 15 de diciembre de 1845 y fallecido en Madrid el 29 de mayo de 1905. Tras cursar estudios de Derecho en el Universidad Central de Madrid, militó en la Unión Liberal, liderada por O´Donnell, siendo diputado por Ávila en 1869. Destacó por su oratoria y posteriormente se adhirió al grupo liberal conservador, encabezado por Cánovas del Castillo. Con la Restauración, Cánovas nombró a Francisco Silvela subsecretario de Gobernación, cargo del que dimitió poco después por su manifiesto desacuerdo con Romero Robledo, ministro de la Gobernación y encargado de buscar caciques para manejar convenientemente las elecciones.

En 1879 durante el gobierno de Martínez Campos, fue nombrado ministro de la Gobernación. Desde su ministerio intentó reformar el sistema de beneficencia, lo que le supuso enfrentarse con su enemigo político Romero Robledo y sus partidarios. De vuelta Cánovas al poder, en 1881, fue reelegido diputado por Madrid. Durante el gobierno presidido por Sagasta, lanzó duros ataques a la política de los progresistas.

Poco a poco se hizo fuerte dentro de su partido, hasta llegar a ser el segundo tras el liderato incuestionable de Cánovas del Castillo. En 1890, Cánovas le confió la cartera de Gobernación, aunque ya por esta época la distancia entre el jefe y su segundo comenzó a ser cada vez mayor. La ruptura definitiva se produjo en 1892, cuando Silvela se opuso al nombramiento de Vela para el cargo de presidente del Tribunal Supremo.


Tras la muerte de Cánovas, en agosto de 1897, Silvela formó el partido Unión Conservadora. A principios del año 1899 fue elegido presidente del Círculo Conservador. Ese mismo año Silvela fue llamado para formar gobierno. Silvela suprimió el ministerio de Ultramar y creó uno nuevo, el de Instrucción Pública. Se vio obligado a dimitir en 1900, a causa de la acción de la oposición, la presión del sector eclesiástico, y, sobre todo, la gran ola de protestas y huelgas que provocaron las medidas económicas efectuadas por su ministro de Hacienda, Fernández Villaverde.


Silvela reorganizó las filas del Partido Conservador, que se robusteció con la entrada de Antonio Maura. En 1902 volvió a la presidencia del gobierno, confiando a Maura la importante cartera de Gobernación, lo que provocó cierta indignación dentro de las filas del propio partido. El gobierno duró poco, debido a la falta de unidad y cohesión ideológica entre sus miembros. En 1903 cedió la jefatura del partido a Antonio Maura, quien fue aclamado como el nuevo caudillo de los conservadores españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS HIJOS DEL PINTOR EN EL SALÓN JAPONÉS de Mariano Fortuny

Óleo sobre lienzo, 44 X 93 cm. Pintada en 1874. A pesar de quedar inconcluso por la repentina muerte del pintor, este cuadro es una de ...