jueves, 31 de agosto de 2017

EL SUMO SACERDOTE AARÓN de Juan de Juanes

1545 - 1550. Óleo sobre tabla, 80 x 35 cm.


Esta obra, junto a la el Salvador con la Eucaristía y Melquisedec, rey de Salem, formaron parte del tabernáculo del retablo mayor de la iglesia de la Natividad de la Virgen en Fuente de la Higuera (Valencia), lo que explica el rico trabajo en oro tanto de los fondos como de las traseras de las tablas, que están esgrafiadas y policromadas. Las tres obras juntas trasmiten un claro sentido eucarístico, con Jesús mostrando el cáliz y la Sagrada Forma, flanqueado por dos figuras del Antiguo Testamento: el rey Melquisedec, portador del pan y el vino y esta del sacerdote Aarón que lleva una vasija de incienso.

GABINO BUGALLAL ARAUJO

Nacido en Puntarenas, el 19 de febrero de 1861 y muerto en París, el 30 de junio de 1932. Desde muy joven se dedicó a la vida política en el seno del Partido Conservador, especialmente relacionado con el grupo de Fernández de Villaverde. En su juventud fue uno de los diputados de menor edad del Congreso.

            Durante el gobierno de Villaverde, en 1903, ocupó la cartera de Instrucción Pública y Bellas Artes. Con Eduardo Dato fue Ministro de Hacienda en dos períodos, desde el 27 de octubre al 31 de diciembre de 1912 el primero; y el segundo entre el 11 de junio y el 3 de noviembre de 1917. Con el Gobierno de Sánchez Toca, ocupó ese mismo Ministerio entre el 2 de julio de 1919 y el 5 de mayo de 1920.


            En mayo de 1920 ocupó el Ministerio de Gracia y Justicia en el nuevo Gobierno de Dato y en agosto de ese mismo año el de Gobernación, por lo que, al ser asesinado Dato, se hizo cargo de forma interina de la Jefatura del Gobierno. Su último cargo público tuvo lugar durante el gobierno Aznar, en 1931, cuando ocupó el cargo de Ministro de Economía. Cuando el 14 de abril de 1931 se proclamó la Segunda República Española, el Gobierno Aznar se dio por finalizado y Bugallal se marchó al exilio parisino, donde falleció.


            Fueron Importantes sus proyectos de reforma de la Contribución Rústica y de implantación de un Impuesto sobre el Patrimonio, entre otros. Se distinguió por su especial competencia en materias económicas y hacendisticas.

FRAGATA USS CONSTITUTION de Estados Unidos

El USS Constitution es una de las primeras fragatas de la Armada de los Estados Unidos que fue botada en 1797; recibió su nombre del mismo Presidente George Washington que la nombró de esta forma en honor a la Constitución de los Estados Unidos de América. Construida con el casco de madera y un aparejo con tres mástiles es a la fecha el navío más antiguo que aún se encuentra en activo y a flote en todo el mundo. El USS Constitution es una de las primeras seis fragatas de la Armada de los Estados Unidos, construidas gracias a la Ley Naval de 1794. Estas fragatas fueron diseñadas por Joshua Humphreys quien las diseñó para ser los navíos principales de la joven Armada de los Estados Unidos. Por este motivo, el Constitution y los otros fueron diseñados y construidos más grandes, más fuertes y mejor armados que el resto de las fragatas de la época. 

            Fue construida en Boston, Massachusetts en los Astilleros de Edmund Hartt. Inicialmente fue comisionada para brindar protección a los barcos mercantes de los Estados Unidos durante la Guerra con Francia, y luchar contra los Piratas berberiscos durante la Guerra de Trípoli. Sin embargo, el Constitution es más famoso por sus acciones durante la Guerra de 1812 entre los Estados Unidos y Gran Bretaña, cuando capturó numerosos barcos mercantes y venció a cinco barcos de guerra de Gran Bretaña: HMS Guerriere, HMS Java, HMS Pictou, HMS Cyane y el HMS Levant. En la batalla con el Guerriere se ganó el sobrenombre de "Old Ironsides", así como el respeto y el cariño público que en muchas ocasiones la salvaron de ser desmantelada. 

            Esta fragata ha servido activamente a los Estados Unidos a través de los años, ya sea como nave insignia en los escuadrones del Mediterráneo y del África, navegó alrededor del mundo en 1840. Durante la Guerra de Secesión sirvió como buque escuela de la entonces Academia Naval de los Estados Unidos; en 1878 transportó obras de arte y presentaciones industriales a la Exposición Universal con sede en París. Retirada del servicio activo en 1881 siguió sirviendo como Buque de Recepción hasta 1907 que fue designada como Museo. En 1931 inició un recorrido que duró tres años y cubrió 90 puertos. En 1997 volvió a navegar por su propio esfuerzo como parte de la conmemoración de su cumpleaños número 200.


            Hoy en día la misión del Constitution es promover el entendimiento del papel de la Armada en los períodos de guerra como en tiempo de paz a través de la extensión educativa, demostraciones históricas y con la participación activa en eventos públicos. Este navío se encuentra activo, y como tal, su tripulación de 60 miembros entre oficiales y marineros, participa en ceremonias, programas educativos y eventos especiales mientras mantienen el barco abierto a los visitantes durante todo el año ofreciendo recorridos gratuitos. Todo el personal asignado es miembro activo de la marina y la asignación a esta tripulación es considerada un deber especial. Tradicionalmente, el mando del navío es asignado a un comandante de la Armada. 

Tipo: fragata de tres puentes continuos
Botadura: 1797
Eslora: 52,70 metros
Manga: 13,50 metros
Calado: 6,90 metros
Desplazamiento: 1.677 toneladas
Armamento: primera batería: 30 cañones de 24 libras; puente de cubierta, castillo y toldilla: 22 carronadas de 42 ó 32 libras

Tripulación: variable de 540 a 700 hombres

LA MARINA DE GUERRA DEL SIGLO XVIII: Tras un derrota llega una victoria

Tras el fracaso en el combate del cabo Santa Maria, las críticas se dispararon sobre don Antonio Barceló, jefe de las fuerzas de bloqueo. Sin embargo su bloqueo había sido tan eficaz, como para hacer imprescindible la expedición de Rodney.
            De Francia llegó la propuesta de emprender otra expedición conjunta al Canal de la Mancha, pero en Madrid estaban molestos, tras el resultado de la anterior y el comportamiento de la escuadra de Brest. Por lo que se respondió que era mejor operar por separado.
            Se decidió situar el grueso de las fuerzas navales españolas, bloqueando Gibraltar, al mando de Córdova. Al tiempo que el cuerpo de San Roque, abría trincheras y emplazaba su artillería, en el istmo frente a la plaza, mientras se estudiaba un plan de ataque, para conquistar el peñón.
            Sobre Barceló recayó,  además del bloqueo, la misión de hostigar a los defensores del peñón. Uno de los medios empleados,  consistió  en la utilización de brulotes con los que incendiar las embarcaciones inglesas surtas en el puerto. El capitán de fragata don Francisco Javier Muñoz, fue el encargado de dicha misión. Pronto dispuso de seis, ahora habia que esperar el momento en que soplara viento del Oeste, cosa que ocurrió el 7 de junio. Pero, de repente, paró el viento y los brulotes se inmovilizaron frente al fondeadero. Las dotaciones, los prendieron fuego y se retiraron en los botes.
            El fracaso hizo que aumentaran las críticas entre Ejército y Armada, y los ataques contra Barceló.  Pero este tenia un as en la manga: había ideado unas nuevas embarcaciones,  las lanchas cañoneras, que unos grandes botes a remos, con aparejo auxiliar, armados con un pesado cañón de a 24 libras, los primeros tenían 56 pies de quilla, 18 de manga, 6 de puntal, y armaban 14 remos por banda. La novedad, aparte del cañón de a 24, es que se les dotó de blindaje, que ocupaba toda la obra muerta y hasta un tanto por debajo de la línea de flotación.  Blindaje que se inclinaba en arista desde las bordas y formaba un reducto a proa para proteger el cañón. Con esta inclinación los proyectiles enemigos no incidían perpendicularmente.
            Ante el rotundo éxito de las primeras cañoneras, Barceló pidió a Carlos III, su construcción masiva. Pero su construcción no llevaba el ritmo necesario. A pesar de lo cual, el bloqueo estaba resultando tremendamente eficaz.
            Córdova tuvo un espectacular éxito. En verano habia zarpado de Porstmouth un convoy. de unos 55 buques con destino, unos a las Indias Occidentales y otros a las Indias Orientales. Hasta Galicia fue escoltado por las escuadra del Canal, pero a partir de ahí,  por orden de Sándwich, lord del Almirantazgo, la escolta quedo reducida al Ramillies de 74 cañones y dos fragatas al mando de John Montray.

            Los servicios de inteligencia españoles los descubrieron, y el conde de Floridablanca ordenó a don Luis de Córdova que partiera a interceptarlos con 27 navíos y varias fragatas,  apoyados por otros nueve navíos franceses, mandados por el almirante Benusset.
            En la madrugada del 9 de agosto, una fragata de exploración, avistó a 60 leguas del cabo de San Vicente un gran número de velas. En el Santísima Trinidad cundió la duda, pero don José de Mazarredo, observo que si el convoy fuera protegido por una gran escuadra, no iría tan alejado de la costa.
            Córdova dio la señal de caza. Ante la avalancha, el jefe de la escolta británica, decidió que lo mejor era huir, lográndolo los tres buques de escolta y dos o tres mercantes, mientras el resto era apresado por españoles y franceses.  El botín fue espectacular, estimando los británicos,  que el valor de las mercancías rondaría los 1,6 millones de libras de la época.
Santa Balbina
            El público pidió responsabilidades,  tanto por la pérdida, como por el hecho de que la escolta no hubiese intentado defender el convoy. Montray fue sometido a consejo de guerra y apartado del servicio. Mientras en España, la noticia fue recibida con júbilo. Algunos de los buques apresados pasaron a formar parte de la Real Armada: el Helbrecht de 30 cañones, pasó a ser el Santa Balbina, de 34; el Royal George de 28, pasó a ser el Real Jorge de 40; el Monstraut de 28, la Santa Bibiana de 34; y el Geoffrey de 28, la Santa Paula de 34.

            Las potencias europeas, agrupadas en la "Liga del Norte", declararon su "neutralidad armada", e incluso Holanda, hasta entonces aliado, llego a declarar la guerra a Inglaterra. Gran Bretaña inició entonces, unas negociaciones secretas con España, que concretadas  en junio de 1780, suponían el cambio de Gibraltar por la isla de Puerto Rico, una base en Orán y la ayuda española contra los rebeldes americanos, al enterarse Carlos III, ordenó cesar los contactos.


miércoles, 30 de agosto de 2017

ECCE HOMO de Juan de Juanes

Hacia 1570. Óleo sobre tabla de madera de pino, 83 x 62 cm.

Esta visión directa y frontal de Cristo coronado de espinas, atado y sosteniendo una caña a modo de cetro, es una de las más divulgadas del autor. Presenta una factura minuciosa que recuerda la de la pintura flamenca. La figura, muy iluminada, destaca sobre un fondo oscuro que potencia la concentración emocional del espectador en la patética imagen.

MORANE-SAULIER M.S. 406

Los Morane Saulnier MS 405 y Morane Saulnier MS 406 son aviones de caza de combate franceses que operaron durante la segunda guerra mundial en L'Armée De L'Air. El MS 405 fue el primer avión moderno en L'Armée De L'Air. En 1934 el servicio aeronáutico técnico de L'Armée De L'Air ordenó a varias fábricas de aviones la construcción de un monoplano de tren de aterrizaje retráctil. Morane Saulnier presentó un avión construido en madera, aluminio y lona, estaba propulsado por un Hispano Suiza 12Y-GRS refrigerado por liquido con una ametralladora que disparaba a través de la hélice.

Posteriormente fue armado con un cañón de 20 mm en el morro y dos ametralladoras de 7,5 mm alimentadas por tambores en las alas. El 8 de Agosto de 1935 el Morane Saulnier voló por primera vez, se decidió entonces cambiar el motor por un Hispano Suiza 12Y-CRS. L'Armée De L'Air ordenó 16 prototipos con este motor, la tercera entrega de los prototipos fue el Morane Saulnier MS 406 que se batió duramente contra los altamente superiores Bf 109 E durante los comienzos de la batalla de Francia. Esta tercera entrega tenía modificaciones en el plano que era más liviano, el motor fue cambiado por un Hispano Suiza 12Y-31 de 860 caballos de fuerza  y el radiador por uno retráctil bajo el fuselaje. Alcanzaba una velocidad de 486 kilómetros por hora, el armamento era el mismo que el MS 405, sin embargo fue reemplazado por el MS 406 y en septiembre de 1939 quinientos setenta y dos habían sido entregados.


Hubo otras versiones del 406 tales como el MS 410 con mejoras, contaba con un plano más resistente, cuatro ametralladoras de 7,5 mm alimentadas a través de un cinturón, además de un cañón de 20 mm, un radiador fijo, más tubos de escape y era 16 kilómetros por hora más rápido que su antecesor pero Francia ya estaba sucumbiendo y no llegó a ser desarrollado en manos aliadas. A pesar de la derrota los MS 406, derribaron 191 aviones Alemanes y 89 probables, lo que demuestra que en manos de un piloto experimentado podía presentar batalla, desgraciadamente no todos los pilotos poseían estas cualidades y 150 Moranes fueron destruidos.


Otras versiones:
MS 411: Contaba con un motor hispano suiza HS 12Y-45  de 1.000 caballos de fuerza y las alas modificadas del MS 406.
MS 412: A esta versión se le agregó un nuevo motor hispano suiza HS 12Y-51 de 1.050 caballos de fuerza, sin embargo esta versión no se siguió desarrollando.
MS 450: En 1937 se comenzó a construir un Morane con un motor hispano suiza de 1.050 caballos de fuerza, sus alas eran de metal y contaba con el mismo armamento que el M.S 406, desarrollaba una impresionante velocidad de 560 km/h. Voló en abril de 1939, sin embargo en Marzo la orden había sido cancelada y el Dewoitine D 520 había tomado su lugar. Aunque el proyecto continuó no fue desarrollado en Francia, Suiza y su compañía  Dornier-Werke terminaron el proyecto, obteniendo el D-3802.
MS 430: Versión biplaza de entrenamiento, contaba con un motor radial Salmson 9 de 390 caballos de fuerza.
MS 435: Versión biplaza de entrenamiento, contaba con un motor Gnomo Rhône K de 550 caballos de fuerza, era más rápido que el MS 430.


Ficha Técnica:
Tripulación: 1
Motor: Hispano Suiza 12Y-31 de 860 hp en línea.
Velocidad máxima: 486 kilómetros por hora
Autonomía: 1.000 kilómetros
Techo de servicio: 9.400 metros
Envergadura: 10,62 metros
Longitud: 8,17 metros
Peso Con Carga: 2.426 kilogramos
Peso En Vacío: 1.893  kilogramos

Armamento: Dos ametralladoras MAC 1934 de 7,5 milímetros en las alas y un cañón Hispano Suiza HS 404 de 20 milímetros en el buje de la hélice.

MANUEL ALLENDESALAZAR Y MUÑOZ DE SALAZAR

Nacido en Guernica, el 24 de agosto de 1856 y muerto en Madrid, el 17 de mayo de 1923. Hijo menor del tercer conde de Montefuerte, gentilhombre de la reina Isabel II, y de doña Ángela Muñoz, octava señora de la villa de Villanueva de Tapias, perteneció a una vetusta familia vizcaína que durante las guerras carlistas tomó partido por los isabelinos. Durante su niñez pasó los inviernos en Granada, en la casa solariega materna de los Muñoz de Salazar, y los veranos en Vizcaya, residiendo largas temporadas en la casa "Alegría" de Guernica. Cursó sus estudios de bachillerato como interno en un colegio anejo al Instituto Vizcaíno, financiado por la Diputación Foral de Vizcaya, al que asistían los hijos de las principales familias aristocráticas de toda la cornisa cantábrica.

            Monárquico convencido, participó a los dieciocho años de las celebraciones en Madrid, por la proclamación como rey de Alfonso XII. Hizo el preparatorio de Derecho en la Universidad de Oñate; continuó con la carrera de ingeniero agrónomo y cuando estuvo cerca de terminarla comenzó estudios de Derecho en la Universidad de Madrid, donde alcanzó la licenciatura en Derecho Administrativo. En 1877 terminó la carrera de ingeniero agrónomo y obtuvo la plaza de ayudante de profesor interino; dos años después se le concedió la cátedra de Legislación, Economía y Contabilidad Agraria; en 1880 ganó por oposición la cátedra de Legislación y Formación de Proyectos, que conservó durante cuarenta años.

            En 1882 contrajo matrimonio con doña María de los Ángeles Bernar y Llacer, hija de los condes de Bernar. Estableciéndose en Madrid, en la casa que la familia Bernar poseía en el número 38 de la Carrera de San Jerónimo y que heredarían conjuntamente don Manuel y doña María de los Ángeles a la muerte de la condesa de Bernar en 1900. Fruto de su matrimonio nacieron doña Concepción (1883), don Fernando (1884), don Andrés (1886), doña Emilia (1889) y don Ramón (1894).

            Comenzó su carrera política militando en el Partido Constitucional Conservador como candidato a Cortes por la circunscripción de Marquina (Vizcaya). Juró su cargo como diputado el 9 de junio de 1884 y pronto mostró su predilección a ocuparse de los asuntos económicos, agrarios y hacendísticos. Fiel seguidor y colaborador de don Antonio Cánovas del Castillo, era partidario de la Constitución de 1876 y fijó sus esfuerzos en conseguir una mejora de la Administración a través de medidas políticas.

            A la muerte de Alfonso XII y tras la firma del Pacto del Pardo, Manuel Allendesalazar siguió participando en la vida política: el 4 de abril de 1886 fue elegido de nuevo diputado por Marquina, aunque esta vez formando oposición al gobierno de Mateo Práxedes Sagasta. El relevo conservador tuvo lugar en 1890 y Cánovas del Castillo nombró a Allendesalazar ministro de Hacienda en el Ministerio de Ultramar, cargo que el político recibió el 14 de julio de 1890 y del que dimitió el 6 de marzo de 1891.

            Volvió a ser elegido diputado por Marquina en 1891, pero al poco se produjo una escisión en el seno del Partido Conservador y Allendesalazar tomó el partido del disidente, Francisco Silvela, que se había separado de Cánovas, considerando que el partido se debilitaba por la incorporación de grupos como el encabezado por Romero Robledo. Retiró su candidatura por Marquina en las siguientes elecciones y rechazó la oferta de presentarse como senador electivo por la provincia de Vizcaya.

            Entre 1889 y 1896 siguió desempeñando su cátedra en la Escuela de Agricultura y pasó los veranos en Guernica, en 1897, después del asesinato de Cánovas del Castillo, pasó a formar parte de la Unión Conservadora, en la que se integraron el grueso de las fuerzas del partido canovista y gran parte de los seguidores de Francisco Silvela. Obtuvo el cargo de senador por la provincia de Lérida, que mantuvo hasta que varias legislaturas más tarde fue nombrado senador vitalicio, el 2 de mayo de 1900. 

            En el gobierno de Silvela, desempeñó destacados puestos políticos: en 1899 rechazó el cargo de director general de la Deuda, pero aquel mismo año recibió el de secretario de la Comisión de Presupuesto del Senado. Un año después fue elegido alcalde de Madrid, durante su ejercicio realzó el crédito con varios empréstitos, renovó el cupo del arriendo del impuesto de consumos, reorganizó los servicios municipales y tomó medidas para mejorar el ambiente de las calles. Pero su alcaldía fue breve, ya que tuvo que asumir la cartera de Hacienda ante la dimisión de don Raimundo Fernández Villaverde, siendo sucedido en la alcaldía de Madrid por don Mariano Fernández de Henestrosa.

            Su nombramiento, el 6 de junio de 1900, como ministro de Hacienda, había sido planeado por su antecesor. Concluyó el presupuesto de Villaverde con un superávit de 23 millones, cosa insólita hasta la fecha, y preparó el presupuesto para 1901, en el que continuó la obra del saneamiento financiero del país. En el desarrollo de sus planes encontró la oposición de la clase mercantil.

            El 17 de mayo de 1902 Alfonso XIII juró la Constitución y Allendesalazar pasó a ocupar la cartera de Instrucción Pública, retornando la de Hacienda a Fernández Villaverde, ambos adheridos al gobierno conservador que aquel mismo año habían formado Silvela y Maura. Proyectó una reforma de la enseñanza, que tendía a dar validez a los estudios independientemente de dónde se hubieran realizado. Pero su proyecto no llegó a convertirse en ley, ante la enconada oposición de los liberales. Tras la dimisión de Silvela y la formación del gobierno de Villaverde, Allendesalazar rechazó ocupar ninguna cartera ministerial y se dedicó en pleno a sus labores en el Senado.


            Pero el gobierno de Villaverde fue efímero, y con el ascenso de Maura, en diciembre de 1903, volvió a detentar la cartera de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas. Durante esta etapa, muchos de sus proyectos fueron convertidos en ley. Entre ellos cabe destacar los de los caminos vecinales, ferrocarriles secundarios, tribunales industriales y riegos. Consiguió además una comisión permanente de Obras Públicas, lo cual era una novedad, ya que hasta entonces no había comisiones permanentes y se nombraba una para cada proyecto o proposición de ley. Mantuvo una fuerte lucha contra las llamadas "carreteras parlamentarias", que se construían fuera del plan nacional de carreteras, sirviendo a intereses individuales y ofrecidas por algún candidato durante su campaña electoral para ganar votos; luego quedaban fuera del plan nacional y su conservación se hacía imposible. También actuó Allendesalazar como segundo jefe de los Asuntos Exteriores, dada la avanzada edad de su titular, don Faustino Rodríguez San Pedro, y acompañó a Alfonso XIII en su viaje a Portugal y durante la corte veraniega en San Sebastián.

            A mediados de marzo de 1904, acompañó al rey a su entrevista, celebrada en Vigo, con el Káiser Guillermo II, emperador de Alemania, a propósito del tema de Marruecos. Durante el verano desempeñó, de forma interina, la cartera de Gobernación, durante el descanso de don José Sánchez Guerra. Poco después asumió la cartera como titular tras la dimisión de éste y fue sustituido a su vez en el ministerio de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas por el marqués de Figueroa.

            Tras la caída del gobierno de Maura y la constitución de ministerio puente presidido por Azcárraga, se negó a participar en el nuevo gobierno y volvió a abandonar la vida política, su formación como economista le hacía la persona propicia para ser el nuevo gobernador del Banco de España.

            Al corto gobierno de Azcárraga siguió otro igualmente breve, presidido por Fernández Villaverde; su sonado fracaso parlamentario consolidó la figura de Maura al frente de los conservadores. Durante los veinte meses que duraron los gobiernos liberales, Allendesalazar desarrolló una intensa labor en el Senado, ocupándose de temas como el Consejo de Agricultura, los servicios de sanidad y la reforma de algunos artículos del Código Penal. En enero de 1907 los liberales cayeron del poder y Alfonso XIII ordenó a don Antonio Maura que formase gobierno.

            En el gobierno de Maura, llamado del "gran trienio" (1907-1909), Manuel Allendesalazar desempeñó la cartera de Estado. Juró su cargo el 25 de marzo de 1907 y un mes después acompañó al rey Alfonso XIII a Cartagena, para estar presente en la entrevista del monarca con Eduardo VII de Gran Bretaña, para tratar el tema de Marruecos y del statu quo en el Mediterráneo. El año siguiente tuvo que negociar por un lado con el gobierno marroquí, y por otro con las potencias europeas, especialmente Francia, por la cuestión derivada de la ocupación española de las zonas de la Restringa de Mar Chica y Cabo de Agua, en Marruecos.

            El "gran trienio" llegó a su fin con el recrudecimiento de la crisis marroquí y el estallido de la Semana Trágica de Barcelona. En las semanas anteriores y posteriores al estallido de la revolución, el ministro realizó junto con el rey frecuentes viajes entre San Sebastián y Madrid. En el Senado, realizó encendidos discursos en los que culpaba de la caótica situación española a los elementos masones de España y el extranjero. Pero con la caída de Maura se vino abajo el régimen parlamentario. Allendesalazar abandonó de momento la vida política activa.

            En 1909 fue elegido consejero de la Compañía Arrendataria del monopolio del tabaco y cuando en 1913 don José Echegaray cesó como director de la Compañía le sucedió, ocupando el cargo hasta 1919. Logró cortar muchos abusos, especialmente los derivados del contrabando que se desarrollaba en las costas españolas.

            A partir de 1913 los debates de Allendesalazar en el Senado fueron destinados a evitar la escisión del Partido Conservador entre los seguidores de Maura y de Dato. En marzo de 1915 enviudó, tras una larga enfermedad de su esposa, desde entonces su asiduidad a las prácticas religiosas se hizo mucho mayor. En 1919 regresó a la política activa y, bajo el gobierno de Maura, aceptó el cargo de presidente del Senado. Tras las caídas de los gobiernos de Maura y Sánchez Toca, recibió de Alfonso XIII el encargo de presidir un gobierno de Concentración cuyo objetivo era preparar unos presupuestos de Estado, ya que desde 1914 las cortes habían sido incapaces de aprobar un presupuesto.

            El 12 de diciembre juró el cargo de presidente del Consejo de Ministros. Para constituir un gabinete, hizo visitas a los jefes de los grupos parlamentarias: Maura, Romanones, Dato, García Prieto y Alba, aceptando en sus gestiones las opiniones de Gasset, de gran influencia en la prensa, Alcalá Zamora, Cambó y Melquiades Álvarez. Al final el gobierno quedó constituido por representantes de los sectores conservadores, liberales y mauristas. Incluso ocupó Allendesalazar de forma interina la cartera de Guerra, hasta el regreso del extranjero de su titular, el general Villalba.

            Los debates en el Congreso sobre el presupuesto fueron muy acalorados y el Gobierno conoció una feroz oposición de las izquierdas. Y aunque el presupuesto era la labor principal del gobierno, éste debió hacer frente además a las huelgas ferroviarias y al problema de la independencia del ejército, que se resolvió suprimiendo las Juntas militares de defensa. Por fin el primer presupuesto en cinco años fue aprobado en la sesión permanente de las Cortes del 21 de abril de 1920. Después, Allendesalazar y todo el gobierno presentaron su dimisión ante el rey, aconsejando a Alfonso XIII que confiara el poder a don Eduardo Dato, jefe a la sazón del Partido Conservador.

            Desmejorado en su salud, pasó el verano de 1920 en su residencia de Guernica. En marzo de 1921, después del asesinato en Madrid del Presidente del Consejo, don Eduardo Dato, fue requerido de nuevo por el monarca para que formase un nuevo "ministerio-puente" y juró su cargo, de nuevo como presidente del Consejo de Ministros, el 12 de marzo. Se le presentó el reto de formar un gobierno conservador, a pesar de que el partido no tenía una cabeza visible. Una de las mayores preocupaciones de este gobierno fueron las alteraciones sociales en Barcelona, cuyos elementos radicales querían obtener a toda costa el relevo del gobernador de Barcelona, Martínez Anido, a quien el gobierno confirmó en su cargo, reiterándole la más entera confianza. También en este gobierno tuvo que ocupar don Manuel de forma interina el ministerio de Marina y Fomento.

            Pero el principal problema vino derivado por la derrota del ejército español en Annual y el derrumbamiento de la comandancia de Melilla. La cuestión se pudo resolver gracias al envío de tropas a Marruecos y cuando las riendas de la situación estaban totalmente sujetas, el gobierno presentó su dimisión y Maura llegó de nuevo al poder.


            En el invierno de 1922, enfermo desde hacía varios años de una arteriosclerosis, sufrió una hemiplejia. El 11 de marzo de 1923, al regresar de una misa, sufrió otra hemiplejia que le hizo perder la consciencia y le mantuvo agonizante hasta su muerte, dos días después. Su entierro fue presidido por el infante don Fernando. Su funeral, en el que a petición de sus hijos no se tributaron honores militares, tuvo lugar en la iglesia de San Francisco.

FRAGATA HMS BOUNTY de Inglaterra

El buque comenzó su carrera como el carbonero Bethia, construido en 1784 en los astilleros Blaydes, cerca de Hull. El 26 de mayo de 1787 fue adquirido por la Royal Navy, con el fin de transportar plantines del llamado árbol del pan desde Tahití hasta el Caribe. Para este fin, fue remodelado y renombrando Bounty.

El Almirantazgo británico encargó al teniente William Bligh una misión de prueba que consistía en recoger en Tahití árboles del pan (descubiertos durante la expedición de James Cook), para ser trasplantados en sus colonias del Caribe. Trataban de conseguir un alimento económico para el mantenimiento de los esclavos de las islas. El teniente Bligh poseía experiencia en la navegación por el Pacífico ya que había servido bajo las órdenes de James Cook.
William Bligh

La ruta que se le había indicado para llegar pronto a Tahití fue la que pasa por el sur de América, rodeando el Cabo de Hornos. Sin embargo, Bligh se encontró allí con una tempestad que le impidió avanzar, de manera que después de 30 días de intentarlo abandonó y tomó la ruta alternativa por el sur de África. Llegó a Tahití el 25 de octubre de 1788, después de diez meses de navegación, y varios meses más tarde de lo previsto, realizó un duro y largo viaje no muy diferente a las penosas travesías de aquella época.

Debido al retraso en llegar, Bligh y sus hombres tuvieron que permanecer cinco meses en la isla, ya que no era la época en la que podían trasplantarse los brotes del fruto del pan. La tripulación comenzó a habituarse a las costumbres de los nativos y a olvidarse de su condición de marineros ingleses. Muchos de ellos establecieron relaciones con mujeres de Tahití. El primer oficial, Fletcher Christian, se casó incluso con una de ellas.

Tras la larga y relajada estancia en Tahití, el 4 de abril el buque partió rumbo a las Indias Occidentales con las bodegas llenas de plantas vivas. La mañana del 28 de abril de 1789, cerca de la isla de Tonga, nueve miembros de la tripulación, al mando del primer oficial, Fletcher Christian, se amotinaron y se apoderaron del navío. El capitán Bligh y 18 hombres de su confianza fueron abandonados en un bote de siete metros. Tras una deriva de 3.600 millas durante siete semanas llegaron a Timor. Lograron salvarse, regresar de forma muy accidentada a Inglaterra, y salir en su persecución.

Vueltos a Tahití, Christian y parte de la tripulación decidieron partir en el Bounty para escapar de cualquier represalia futura, mientras que el resto prefirió quedarse en la isla con la esperanza de poder volver a Europa. El Bounty llegó Tubai, en las islas australes, y poco después, haciéndose acompañar de 19 polinesios, se refugiaron en la isla de Pitcairn. Esta pequeña isla volcánica está situada a 5.000 millas de Australia y 1.350 de Tahití. Fue vista por primera vez por Robert Pitcairn el 2 de julio de 1767. El capitán de la Armada Carteret había acompañado al capitán Wallis en una expedición conjunta ordenada por el Almirantazgo hasta que una fuerte tormenta los separó tras cruzar el estrecho de Magallanes. Carteret cometió el error cartográfico de situarla en el mapa con un error de 200 millas. Debido a este error los perseguidores británicos no lograron encontrar a los amotinados tras una búsqueda de tres meses.

De forma casual, Christian y sus hombres avistaron la isla de Pitcairn, en el extremo oeste del archipiélago de Tahití, que por aquel entonces figuraba en las cartas marinas en una posición errónea. Decidieron ocultarse allí, ya que el error cartográfico reduciría la probabilidad de que fuesen localizados. El 23 de enero de 1790 quemaron el Bounty, para que no se viesen sus mástiles desde lejos y para borrar toda huella material del motín.

Cuando en 1808 un ballenero arribó a Pitcairn, comprobó que ocho de los nueve británicos habían perecido por asesinatos o suicidios. En 1825, un buque británico ofreció el perdón al superviviente Adams y en 1838 Pitcairn, junto con las desiertas islas de Henderson, Ducie, y Oeno fueron incorporadas al imperio británico.

Para solucionar el problema de comunicación de los amotinados y sus mujeres, ya que ninguno hablaba la lengua del otro, tuvieron que recurrir a inventarse una lengua propia. Ésta ha llegado hasta nuestros días y se conoce actualmente con el nombre de "Norfolk". En 1856, los descendientes del Bounty fueron trasladados a Norfolk, aunque algunas familias no tardaron en regresar a Pitcairn, constituyendo la base de la actual población.

A los cinco años de estancia en Pitcairn, todos los hombres, a excepción de cuatro polinesios, dos ingleses, un escocés y un marino nacido en las Indias Occidentales habían fallecido de muerte violenta, como resultado de los celos y las disputas. El guardamarina Edward Young, casado con Teraura, se hizo cargo de la comunidad, emprendiendo la educación de los niños y el servicio religioso. Muerto Young, John Adams, que hablaba con acento cockney, se convirtió en el patriarca de aquella microsociedad, compuesta por 10 mujeres polinesias y 23 niños nacidos en Pitcairn, y siguió la labor educativa y religiosa de Young. Cuando la marina británica descubrió en 1814 a los supervivientes de Pitcairn, se vieron sorprendidos por la gran religiosidad de la colonia y la peculiaridad de su lengua, un inglés fluido pero con una gramática deficiente y un curioso acento. Hoy en día se considera el habla de Pitcairn como una reserva de máximo interés para los sociolingüistas. La distorsión de la lengua, sometida a largos períodos de confinamiento y a la influencia de las lenguas polinésicas, se puede ver en la nomenclatura, adaptada a la fonética de los habitantes de la isla.

            Cuando Bligh pudo llegar a Inglaterra y reportar el motín, el 15 de marzo de 1790 el Almirantazgo despachó al HMS Pandora, al comando del capitán Edgard Edwards para rescatar al Bounty y apresar a los amotinados.

            El Pandora arribó a Tahití el 23 de marzo de 1791, apresando a cuatro hombres del Bounty que habían ido a recibir el buque, y diez más en las siguientes semanas. El 8 de mayo de 1791 el Pandora abandonó Tahití, y durante tres meses visitó las islas cercanas en busca del buque y de los restantes amotinados. El 29 de agosto de 1791 chocó con un arrecife de la Gran Barrera, hundiéndose. Los tripulantes que se salvaron del naufragio, arribaron a Timor el 16 de septiembre de 1791.

            Al ser repatriados a Inglaterra, los diez prisioneros fueron juzgados por una corte marcial, y el fallo dictado el 18 de septiembre de 1792 dispuso que cuatro hombres que Bligh había denunciado como inocentes, fueron absueltos; dos fueron condenados y, posteriormente, perdonados (uno de ellos Peter Heywood, que más tarde alcanzó el grado de capitán), otro fue perdonado por un tecnicismo legal; y los tres restantes fueron convictos y ahorcados. Bligh y Edwards, fueron juzgados por sendas cortes marciales por la pérdida de sus respectivos buques, siendo declarados inocentes.


            Bligh terminó su carrera naval con el grado de vicealmirante, siendo posteriormente designado gobernador de Nueva Gales del Sur. Edwards volvió para rescatar al Bounty, comandando el HMS Providence, y acompañado por el tender Assistant, para completar la recolección de plantines del árbol del pan, el 3 de agosto de 1791. Este viaje se realizó con éxito, recolectándose 2.126 plantines del árbol del pan y miles de espécimen botánicos de otras especies. Al año siguiente el viaje se repitió, bajo el comando del capitán Bligh. En ambos casos no encontraron rastros del Bounty ni de los restantes hombres.

Tipo: fragata mercantil armada
Botadura: 1787
Eslora: 54,80 metros
Manga: 13,50 metros
Calado: 6,40 metros
Desplazamiento: 980 toneladas
Armamento: 24 cañones de 18 libras

Tripulación: 46 hombres

martes, 29 de agosto de 2017

EL SALVADOR CON LA EUCARISTÍA de Juan de Juanes

1545 - 1550. Óleo sobre tabla, 73 x 40 cm.


Esta obra, junto a Melquisedec, rey de Jerusalén y El sumo sacerdote Aarón, formaron parte del tabernáculo del retablo mayor de la iglesia de la Natividad de la Virgen en Fuente de la Higuera (Valencia), lo que explica el rico trabajo en oro tanto de los fondos como de las traseras de las tablas, que están esgrafiadas y policromadas. Estas tres obras juntas trasmiten un claro sentido eucarístico, con Jesús mostrando el cáliz y la Sagrada Forma, y flanqueado por dos figuras del Antiguo Testamento: el rey Melquisedec, portador del pan y el vino, y el sacerdote Aarón que lleva una vasija de incienso. Esta imagen del Salvador está considerada como la primera de las pintadas por Juanes, deudora de la realizada por Vicente Macip, padre de Juanes, hacia 1525 para la catedral de Valencia.

JOAQUIN SÁNCHEZ DE TOCA Y CALVO

Nacido en Madrid, el 24 de septiembre de 1852 y muerto en Pozuelo de Alarcón, el 13 de julio de 1942. Realizó sus primeros estudios en Burdeos y posteriormente en la Universidad Central, en la que se licenció en derecho en 1872. Afiliado al Partido Conservador, fue diputado desde 1884. En 1899 se le nombró senador vitalicio. Ingresando en la Academia de Ciencias Morales y Políticas en 1890; Academia que llegó a dirigir.

            Fue alcalde de Madrid, desde 1896 hasta 1907; ministro de Agricultura, desde 1900 hasta 1901; ministro de Marina, desde diciembre de 1902 hasta julio de 1903; ministro de Gracia y Justicia, desde diciembre de 1903 hasta diciembre de 1904; presidente del consejo de Estado, en 1905; y comisario regio del canal de Isabel II, en 1908.

            Al producirse la división del Partido se mantuvo con Eduardo Dato, aunque de forma independiente. Presidió el Senado y finalmente fue jefe de gobierno en 1919. Intentó utilizar el Instituto de reformas sociales para la conciliación de los crecientes conflictos sociales en Andalucía y, sobre todo, en Barcelona.



            Se vio obligado a dimitir a causa de la intolerancia de la Federación Patronal Catalana, la desautorización de las Juntas Militares de Defensa y la oposición del ejército en general, al que pidió responsabilidades por su actuación en Marruecos.

FRAGATA SERAPIS de Inglaterra

Serapis Vs John Paul Jones
La  Serapis, fragata de tres puentes representa la típica fragata inglesa del siglo XVIII, con tres palos: trinquete y maestro, con treos (velas bajas), gavias altas (velas medianas) y juanetes (velas más altas).
            La Serapis fue el resultado de la evolución de la pequeña sexta clase inglesa, aumentada en sus proporciones por el alcázar prolongado hasta el palo mayor, y dotada con más número y más potente armamento. El alcázar, puente elevado de proa, estaba unido con el castillo por dos pasarelas que corrían alrededor del barco, de forma que se obtenía un puente de maniobra por encima del de cubierta, con una ancha apertura en la parte central, donde estaban situados los materiales de reserva, palos, vergas, y los botes de salvamento.
            El alcázar y el castillo tenían grandes portillos para las piezas de caza, que estaban orientados hacia proa y hacia popa. En los lados de la pasarela, estaban colocadas redes dobles sujetas a barras de hierro que, durante el combate, se extendían para protegerse del fuego de fusilería.
            El Serapis fue protagonista de un célebre enfrentamiento naval durante la guerra de la independencia de los Estados Unidos. En el 1779, se encontraba en Francia, como representante de la joven Marina americana en Europa, John Paul Jones, escocés que se había pasado a la causa de los rebeldes. Tras haber armado un barco ofrecido por Francia, el Duc-de-Duras, y de rebautizarlo con el nombre de Bonhomme Richard, John Paul Jones partió el 14 de agosto de 1779, a la cabeza de otros barcos. El 23 de septiembre, esta pequeña escuadra se topó con un convoy de 41 barcos procedentes del Báltico, escoltado por el Serapis, a las órdenes del capitán de navío Richard Pearson.

            Las dos escuadras se encontraron a la altura del cabo Flamborough, entre las ciudades de Newcastle y Hull. El encuentro fue épico: a las 07:20, John Paul Jones abrió fuego, al que la Serapis respondió con el mismo rigor. Dos cañones de a 18 explosionaron en la Bonhomme Richard, diezmando la batería inferior. Las bordadas de la Serapis evidenciaban ya los graves daños sufridos por el barco americano, pero al pedir su rendición, Jones respondió: “Todavía no he empezado a luchar”. Aprovechando la cercanía de la Serapis, cuyo bauprés se había enganchado con las jarcias de su barco, Jones pasó decididamente al abordaje con su tripulación, formada por hombres de las más diversas nacionalidades. En poco tiempo, mientras el Bonhomme Richard se hundía, la Serapis cayó en manos americanas, y pocos días después entraba triunfalmente en aguas francesas.
Tipo: fragata de 3 puentes
Botadura: 1779
Eslora: 63,80 metros
Manga: 13,40 metros
Calado: 6,80 metros
Desplazamiento: 1.280 toneladas
Armamento: primera batería, 24 cañones de 24 libras; segunda batería, 20 cañones de 18 libras; algunas piezas menores

Tripulación: 350 hombres

JOSÉ MARÍA AZNAR LÓPEZ

Nacido en Madrid el 25 de febrero de 1953, procedente de una familia de origen navarro, el abuelo Manuel Aznar Zubigaray, fue embajador d...